REINO UNIDO DE GRAN BRETAÑA E IRLANDA (1800-6/12/1922)

Total de piezas: 511

El Parlamento de Irlanda aprueba al Acta de Unión con Gran Bretaña. La unión se iniciará en 1801.


Alertados por la escalada de insumisiones, y temiendo que Irlanda caiga bajo la férula de Francia, tras la sublevación de Irlanda en 1798, William PITT el Joven -primer ministro de JORGE III- ve que sólo la integración de Irlanda en el reino de Gran Bretaña permitirá resolver el problema. Con esta finalidad, en 1800, por el Acta de Unión de 1800 (También denominada Acta de Unión de 1801), reúne a las dos islas en un solo “Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda”. El acta es aprobada tanto por el Parlamento británico como, en la fecha, por el de Irlanda que han obtenido la independencia en la Constitución de 1782, después de haber sido dominados durante siglos por Inglaterra. Por esta fusión, 100 parlamentarios irlandeses obtienen escaños en la Cámara de los Comunes del Parlamento del Reino Unido. Irlanda será sometida a un régimen centralizador y protestante, bajo el que la mayoría católica, será imposibilitada de expresar su opinión en el Parlamento. La Unión con Gran Bretaña ya ha sido rechazada por Irlanda en 1799, pero una fuerte campaña del gobierno británico y la rebelión irlandesa de 1798 despejan el camino para su aprobación en 1800.

El Reino Unido de Gran Bretaña pasa a llamarse «Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda».


Se implanta una unión legislativa entre Gran Bretaña e Irlanda, aprobada el año anterior. La nación pasa a llamarse «Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda». Así pues, el Parlamento británico contará ahora con diputados irlandeses, como ya los tiene escoceses. Pero la medida carece de significado para el común de los irlandeses, pues sólo pueden sentarse en aquella cámara los protestantes. La mayoría católica de Irlanda es ignorada.

España y Francia, en virtud del Convenio de Aranjuez, suscriben un tratado de invasión de Portugal.


Debido al incumplimiento portugués del bloqueo continental decretado por Francia contra Gran Bretaña, España y Francia, en virtud del Convenio de Aranjuez, suscriben un tratado de invasión de Portugal, para obligar a este país a romper la Alianza Luso-Británica y a cerrar sus puertos a la navegación Británica. Así, pues los antecedentes de este enfrentamiento hay que buscarlos en la política exterior francesa, enfrentada a Inglaterra. Ésta, además de una gran flota, disfruta de una posición envidiable en la península ibérica, al dominar Gibraltar y tener como aliada a Portugal, que le cede el uso de sus puertos, circunstancia a la que desea poner fin NAPOLEÓN. Para ello, apela el emperador francés al Tratado de San Ildefonso (1800), que establece el compromiso de ayuda mutua entre Francia y España, esgrimiendo el peligro que para Francia, aliada de España, supone la influencia y presencia británicas en Portugal. CARLOS IV de España trata de solucionar pacíficamente el problema, enviando cartas a su hija Carlota Joaquina y a su yerno Juan, regente de Portugal. Pero ante su escaso éxito y bajo las presiones francesas declara la guerra a Portugal el 27/2/1801.

Rusia firma la paz con Gran Bretaña, sacando a Rusia del ombliguismo aislacionista de su padre.


En política exterior, lo primero que hace ALEJANDRO I de Rusia es sacar al país del ombliguismo aislacionista en que lo ha sumido su padre. En la fecha firma la paz con Gran Bretaña, reconociendo su derecho sobre Malta. Por otra parte, ALEJANDRO I empieza su reinado con el claro propósito de ser un «déspota benévolo». Eliminará la tortura, aligerará la censura, otorgará una amnistía para los presos políticos, etcétera. Incluso dará facilidades para la emancipación de los siervos. Pero se verá envuelto en una serie de guerras, lo cual (como siempre sucede) tendrá prioridad sobre las reformas.

Guerra de los británicos contra los maharatas para dominar la India Central.


Guerra de los británicos contra los maharatas para dominar la India Central.

Esta pieza también aparece en ... INDIA

La flota británica ataca Copenhague en 1801 (Primera Batalla de Copenhague).


La flota británica ataca Copenhague en 1801 (Primera Batalla de Copenhague). Batalla en la que NELSON derrota a la flota danesa, desbaratando así el plan de NAPOLEÓN de trabar una alianza con los países bálticos. La solidez de la economía danesa se ve fuertemente afectada por las pérdidas provocadas durante las Guerras Napoleónicas. Dinamarca se ha aliado con Francia y ha librado diversas batallas contra las tropas británicas.

Se reconoce a los británicos el derecho a fondear en los puertos de Suecia y Dinamarca.


El almirante inglés NELSON destruye la flota danesa en Conpenhague y acaba con la amenaza de la Liga de la Neutralidad Armada, formada por naciones que rechazan las tentativas inglesas de impedir el comercio con Francia. Todo ello fuerza la alianza de Dinamarca con Francia. Por otra parte, esta neutralidad se rompe con la firma -en la fecha- del Tratado de S.Petersburgo (Rusia), en el que se reconoce a los británicos el derecho a fondear en los puertos de Suecia y Dinamarca.

En Inglaterra se aprueba la Ley para la Mejor Conservación de la Salud y de la Moral de los Aprendices.


Ya a comienzos del siglo XIX se empiezan a aprobar en Inglaterra leyes que regulan el trabajo en las fábricas (Factory Acts). Las primeras de estas Leyes de Fábricas están dirigidas fundamentalmente a limitar el trabajo de los niños. Así en 1802 se aprueba la Ley para la Mejor Conservación de la Salud y de la Moral de los Aprendices, que limita el empleo de los niños menores de 9 años a doce horas diarias.

La segunda Coalición se ha deshecho. Gran Bretaña se ha quedado sola contra Francia que ha vencido en el continente.


La segunda Coalición se ha deshecho y Gran Bretaña se ha quedado sola contra Francia que ha vencido en el continente. Continuar en estas condiciones supone un gasto demasiado grande para Gran Bretaña por lo que llega a un acuerdo con Francia. Así se hace firmando, en la fecha, con sus aliados España y Rep. Bátava, la Paz de Amiens. Sanciona la hegemonía francesa en el continente e intenta poner fin a las guerras que han seguido a la Revolución Francesa. Sus cláusulas establecen que Gran Bretaña renuncia a todas sus conquistas excepto Trinidad, arrebatada a España, y Ceilán, tomada a la Rep. Bátava. Por su parte, los franceses evacúan Nápoles y restituyen Egipto a Turquia. En diez años de guerra, los monarcas europeos coaligados no han conseguido abatir a Francia y, a través de ella, a la Revolución; por el contrario, el territorio nacional se ha incrementado con Bélgica, la orilla izquierda del Rin, la región de Ginebra, Saboya, al mismo tiempo que con un conjunto de repúblicas-hermanas que constituyen un muro protector de la República francesa.

Se firma la paz de Amiens (Francia) entre Francia, España, la República Bátava y Gran Bretaña.


Una vez resuelta la cuestión egipcia, se firma, en la fecha, la paz de Amiens (Francia) entre Francia y Gran Bretaña. El Tratado de Amiens o Paz de Amiens pone fin a la guerra entre Gran Bretaña por una parte y Francia más sus aliados España y la República Bátava por otra. Sus cláusulas establecen que Gran Bretaña renuncia a todas sus conquistas excepto Trinidad, arrebatada a España, y Ceilán, tomada a los Países Bajos. Egipto es evacuado y entregado a Turquía. Francia conservará todas sus conquistas de la Revolución excepto Roma, Nápoles y Portugal. Tras diez años de guerra, reinaba en Europa una paz general. Pero este Tratado, que significará el colapso final de la Segunda Coalición, dejará sin solucionar cuestiones muy importantes, por lo que la paz durará tan sólo un año.